Ahorra en tu siguiente visita al médico

18 de Marzo de 2018

Sabemos que la frase “ir al doctor” puede causar terror en muchos, ya sea por la posibilidad de encontrar alguna enfermedad, por las agujas o por lo costoso que puede ser. Lo que no todos conocen, es que existen maneras de ahorrar en tus gastos médicos sin sacrificar tu salud. ¡Ten en cuenta estos consejos y ahorra para tu próxima atención médica!

Calculando cómo estar sano y llegar a fin de mes al mismo tiempo

1. Aprovecha los cupones, muestras gratuitas y descuentos en exámenes:

Muchos médicos tienen convenios con laboratorios, los cuales les entregan cupones o muestras que, a veces, terminan juntando polvo en sus escritorios. Si te recetó algún medicamento del que él o ella tiene muestras, pídele las suficientes para cubrir tu tratamiento. Si necesitas hacerte un exámen, consúltale a tu médico sobre los descuentos que existen en el centro que te atiendes. Algunos centros médicos incluso los hacen gratis. 

2. Pídele a tu doctor que te prescriba genéricos:

La mayoría de los medicamentos tienen su opción “alternativa”, es decir, sin marca reconocible. No te asustes si probablemente la caja tiene un nombre complicado que nunca has escuchado ya que sus componentes son los mismos y cumplirá la función pero llegando a costar, incluso, un 85% menos. 

3. Prefiere la atención preventiva:

Que el dicho “mejor prevenir que lamentar” sea tu filosofía de cuando se trate de tu salud. No dejes de lado tus chequeos médicos de rutina, ya que hay enfermedades o síndromes que no tienen síntomas visibles inmediatos, pero que sí son fácilmente detectables con exámenes básicos. Será más fácil, menos doloroso y menos costoso tratar la enfermedad sus primeras etapas. 

4. Pregúntale a tu médico sobre recomendaciones de seguros: 

Teniendo en cuenta tus necesidades, el médico puede ayudarte a decidir qué tipo de cobertura es más conveniente para ti. Por ejemplo, si en tu familia hay antecedentes de cáncer, probablemente te recomendará tomar un seguro orientado al área oncológica. No sólo ahorrarás, sino que también te sentirás más preparado para enfrentar cualquier eventualidad.

5. Sácale provecho a tus afiliaciones y convenios: 

Si trabajas en una empresa y esta tiene una caja de compensación afiliada, averigua sobre las farmacias y sus descuentos asociados. Si quieres llevar el ahorro más allá, consulta al farmacéutico de la farmacia que visitas regularmente si existen beneficios para clientes frecuentes. La mayoría de las farmacias poseen “clubes” donde sólo debes llenar tus datos para obtener acceder a descuentos especiales. 

 

 

Médico
Ahorro
Salud