Consejos para hacer rendir tu presupuesto si eres universitario

14 de Abril de 2018

Empezó el año universitario y con ello tu faceta de malabarista donde haces rendir el presupuesto del mes.

“LA LUZ, EL AGUA, LA BIIIIIP”

Es por eso que hoy te compartimos algunos consejos para gestionar tus finanzas y de paso, poder ir generando un fondo para ahorrar, ¡sí! ¡Tal como lo lees! Para ahorrar.

Lo primero es tener claro cuáles son tus ingresos y gastos mensuales. Así, podrás diseñar un presupuesto personal que te permita tener un control de tus finanzas y ahorrar. Divide tus gastos en:

  • Fijos: arriendo o dividendo, alimentación, transporte, educación, teléfono, ahorro, entre otros (¡y sí! El ahorro debe considerarse como un gasto fijo).
  • Variables: útiles escolares, entretenimiento, salidas, ropa, gustos personales, entre otros.
  • Imprevistos: eventualidades médicas, viajes no planeados, accidentes, desperfectos mecánicos, entre otros.

Controla tus gastos: registra todos tus gastos en una libreta, o bien, utiliza herramientas tecnológicas como aplicaciones en tu teléfono o computadora. Así podrás analizar cuánto inviertes en cada rubro, adecuar tus ingresos de acuerdo a tus necesidades, reducir gastos y ahorrar.

En el día a día economiza en comidas: siempre será más barato y saludable cocinar y comer en casa, sin embargo sabemos que cuando estás estudiando eso no siempre es posible. Investiga si tu universidad cuenta con servicio de comedor o plan de comidas con tarifas especiales y evita el exceso de lugares más caros para comer.

Limita el uso de la tarjeta de crédito: utilízala solo si es necesario, y trata siempre de pagar el total a fin de mes. Así, no te endeudarás con el pago de intereses y cargos extra.
Aprovecha las ofertas: los cupones y descuentos de temporada en ropa, calzado, tecnología o material que pudiese ser útil en tus estudios, pensando a futuro. Evita las compras innecesarias.

Limita los lujos: haz las salidas y comidas especiales solo una vez a la semana. La idea es que no te prives al 100% de todo, más bien buscar un balance.

Conserva las monedas: guarda diariamente el vuelto que te quede. Parece poco, pero con el tiempo habrás logrado juntar una considerable cantidad de dinero que podrás usar para renovar tus útiles y materiales al iniciar un nuevo ciclo escolar. Además son una excelente fuente de financiamiento para fotocopias y gastos menores en artículos de librería.

Busca trabajos de medio tiempo: si tus horarios lo permiten, puedes apoyar tu economía y adquirir experiencia laboral paralelamente.

Ahorra en libros: si es posible, adquiérelos usados en tiendas de segunda o con compañeros de cursos más avanzados. Otra opción es consultar en sitios como Amazon, las ediciones digitales legales generalmente son más económicas, así como la biblioteca de tu universidad.

Invierte en una cuenta de ahorros: si después de cumplir con tu presupuesto personal tienes excedentes, deposítalos en una cuenta bancaria. De este modo, cuando concluyas tus estudios, tendrás un fondo de reserva que te ayudará a solventar tus gastos mientras consigues tu primer trabajo.

 

Ahorro Joven
Estudio
Universidad